Ruta de navegación

MX Blog Home

Blog Consejos de Carrera
Consulta los consejos profesionales escritos por nuestros expertos.

Blogs

Consejos para trabajar con un líder perfeccionista

Es muy común que los empleados de alto desempeño trabajen en roles de alta responsabilidad. Sin embargo, la mayoría de las veces, estos profesionales terminan siendo presionados e incluso angustiados por las exigencias extremas de sus gerentes.
 

Por eso, en el artículo de hoy, compartimos algunas preguntas e inquietudes comunes sobre el tema, así como consejos de nuestro equipo de expertos sobre cómo tratar y trabajar correctamente con un líder perfeccionista.

Los mejores consejos para trabajar eficientemente con un lider perfeccionista

Aquí tenemos una selección de los principales comentarios y consejos:

“La presión de tratar de hacer TODO perfecto me estresa hasta el punto de que solo trabajo para cumplir con las expectativas de mi gerente...”

Puede ser agotador trabajar para un líder perfeccionista, ya que sus expectativas poco realistas pueden hacerte sentir que tu tiempo y tu contribución no se valoran a menos que satisfagan exactamente tus necesidades y expectativas. Sin embargo, su perfeccionismo hará que no sean buenos para delegar en otras personas, ya que tienen ansiedad por hacer las cosas a la perfección y, por lo tanto, tienen dificultades para comenzar o terminar las tareas por miedo a cometer errores.

No dejes que tu perfeccionismo, que puede resultar en autosabotaje para ellos y el equipo, te estrese. Para combatir esto, necesitas establecer tus propios límites. Por ejemplo, si envía un correo electrónico, puedes optar por no responder hasta que esté listo, a menos que sea realmente urgente. Cuando establezca un límite para una tarea, sugiera un enfoque más realista, enfatizando que esto aumentará el resultado de la tarea. Si a los perfeccionistas les cuesta establecer límites realistas en sus propias tareas, pueden valorar este apoyo cuando se trata de un compañero de equipo firme pero amable.

También obtenga su aceptación pidiéndoles que prioricen todas las tareas que le han asignado. Si no quieren o no pueden hacer eso, establezca sus propios objetivos y una carga de trabajo alcanzable. Al menos así terminarás el día con una sensación de satisfacción personal por el trabajo bien hecho.

“Sé que a veces las críticas de mi gerente provienen de una buena intención, pero ser criticado a diario por cosas triviales es demasiado…”

Desafortunadamente, tu líder perfeccionista es tan autocrítico (y considera que esto es esencial para impulsarse a sí mismo a continuar y mantener altos estándares) que no se dará cuenta de cuánto lo lastiman sus comentarios.

Tome el control de hacer que sus comentarios sean menos frecuentes y triviales respondiendo de una manera nueva. Puede tratar de estar de acuerdo con las críticas que se le presenten y luego devolverlas. Entonces, en lugar de defenderse o defender lo que ha hecho, simplemente esté de acuerdo y pregúntale a tu gerente qué le gustaría específicamente que hiciera de manera diferente. De hecho, pídele que te guíe.

Si realmente crees que tenía razón, manténte  firme, dilo de la forma más tranquila  lo que se hizo y el por qué, enfatiza cómo este enfoque fue en beneficio del equipo y el resultado final una vez que lo hicieron. teniendo en cuenta en la necesidad de mantener al equipo en armonía.

Finalmente, si es posible, y si no perjudica al gerente ni tu puesto, busca apoyo y guía de otras personas en la organización. Puede ser una buena idea sugerir a un compañero de equipo como mentor o un plan de tutoría interdepartamental.

“Quiero tener un diálogo efectivo con mi gerente, pero él se pone muy a la defensiva cuando recibe comentarios...”

Este comportamiento defensivo ocurre porque la mayoría de los líderes perfeccionistas temen cometer errores o ser vistos como menos competentes o responsables. Además, cuando los perfeccionistas escuchan de los demás cómo se sienten, tienden a resentir que están perdiendo el tiempo escuchando esas cosas o incluso que lo escuchan como un ataque hacia ellos.

Mira tus comentarios como mini-experimentos sobre lo que resonará con ellos y lo que no. No puedes cambiarlos, pero puedes enseñarles a tratarte mejor,a ser más confiados y abiertos a tus comentarios, sugerencias y conversaciones.

Por ello, respira hondo y habla tranquilamente. Cíñete a los hechos. Los perfeccionistas controladores viven en un mundo de hechos, por lo que cuando se presenta desde sus puntos de vista, es preciso y lo más claro e imparcial posible. Si te ayuda, escribe tus puntos en un documento breve y conciso (quizás un resumen de una página) y, cuando sea posible, aunque parezca que está sumando puntos, también ofrece comentarios sobre tus cosas, actividades tuyas y de los demás, resalta las cosas más importantes que has logrado, y verán que tú también trabajas duro y también eres valorado por los demás.

 Agradecer por sus comentarios, los ayudará y los hará más abiertos a lo que tiene que decir. Si es necesario, termina la conversación después de presentar tu caso y pídeles que reflexionen sobre sus puntos y revisen su informe. Esto puede disipar la necesidad de un perfeccionista de estar a cargo y permitirles considerar de manera más objetiva todos sus puntos de vista.
 

“Mi gerente establece metas poco realistas sobre las que no me siento seguro, pero no sé cuál es la mejor manera de decírselo…”

Un líder perfeccionista tiende a no ver el panorama general cuando llega a los detalles de todo, en lugar de preocuparse por lo que realmente importa.

Este tipo de líder puede estar preocupado por las listas, los detalles, las reglas y el orden, y terminará en el otro extremo de este comportamiento. Es posible que tu líder haya perdido de vista el objetivo general de lo que el equipo está tratando de lograr, por lo que nuevamente, debe establecer sus propios límites y comunicárselos claramente a su gerente, enfatizando que está viendo el panorama general y cree que cambiar el objetivo de cierta manera conducirá a un mejor resultado para todos.

Como perfeccionistas, estos líderes a menudo trabajan horas extras para "arreglar" lo que quedó sin terminar, sin valorar su propio tiempo. Por lo tanto, es probable que tampoco valoren su tiempo.

Comienza con pequeños pasos que establezcan algunos límites para ti, como decir: "Como conozco bien mi carga de trabajo actual y mis compromisos en casa, creo de manera realista que al establecer una nueva fecha , lograremos un trabajo más completo y mejor".Luego agrega una sugerencia positiva de un pequeño paso que les dará confianza de que puede funcionar, como: "Y sugiero que nos reunamos mañana por la tarde para definir la estructura del proyecto que ya comencé investigando pidiéndole los datos de resultados del año pasado” (o similar).

“Tengo miedo de cometer pequeños errores porque mi jefe no tolera ningún error...”

El líder perfeccionista tiene tanto miedo al fracaso que el mantra principal en su cabeza ya será: “si quieres un trabajo bien hecho, hazlo tú mismo”. Sin embargo, olvidan que tienden a luchar por metas imposibles, mientras que aquellos que luchan por la excelencia cumplen con los altos estándares que están a su alcance. Recuerda que los perfeccionistas tienen en cuenta los errores, pero los perseguidores de la excelencia corrigen los errores y aprenden de ellos.

El estrés al que se someten los perfeccionistas para hacerlo bien puede conducir a la procrastinación por miedo a cometer errores, lo que significa que los proyectos se retrasan, se cometen errores al tratar de recuperar el tiempo perdido y se pierde de vista el panorama general.

Conociendo esto, puedes optar por un enfoque menos personal. Claramente, en un trabajo que requiere extrema precisión, como la ley o la medicina, existe lo que se llama "perfeccionismo socialmente prescrito" para hacerlo bien. Las personas en estas profesiones y diferenets sectores experimentan niveles más altos que el promedio de depresión, autolesión y suicidio, ya que se ven abrumados por los estándares que se les imponen y sus objetivos establecidos. Toca ser consciente de esto y tener en cuenta que el perfeccionismo no es el objetivo final de todas las tareas y algunos pequeños deslices no arruinarán el progreso hacia el objetivo o el éxito del proyecto a menos que tu lo permitas

Esto significa que debes interrumpir tu diálogo interno negativo de "Tengo miedo de cometer un error" a "Hoy haré lo mejor que pueda, ten en cuenta lo que hará que el proyecto sea un éxito y manténte siempre enfocado y tranquilo". Si eso significa que tiene que salir a caminar de la oficina a la hora del almuerzo o incluso ir al baño y respirar profundamente durante cinco minutos, no dudes en hacerlo.

Además, cuando se cometen errores, expresa lo que tu o el equipo aprendieron de eso. O implementa una estrategia para que no vuelva a suceder. Esto le dará seguridad a tu gerente y una nueva forma de ver los errores como resultados en lugar de comenzar y finalizar el proyecto.
00

popular blog mexico

BLOGS MÁS LEÍDOS

#1  La Técnica Star: respuestas efectivas en una entrevista

Entrevista | 8 min
 

#2  Consejos para tener una entrevista telefónica perfecta

Entrevista | 7 min
 
 

#3  10 consejos para elaborar una hoja de vida

HV | 9 min
 
 

Bucar empleo

Encuentre tu trabajo aquí o contacta uno de nuestros consultores.