Autores

Capacidad y actitud para el aprendizaje
Las habilidades más buscadas por los reclutadores.

HABILIDADESBUSCADAS(500X418).png

Gerardo Kanahuati    

El mundo cambia cada día más deprisa, la globalización transforma las reglas del juego, la economía se basa cada vez más en el conocimiento y la tecnología genera continuas revoluciones. Estos factores modifican la operación de las empresas y crean un nuevo escenario donde la capacidad de aprendizaje será el valor más preciado en la búsqueda del talento.

 

Ya no es suficiente con adquirir y evaluar conocimientos, experiencia y aptitudes, además hay que tener actitud para aprender y poder responder a las necesidades de la empresa y a las demandas cambiantes del mercado. Por eso, encontrar candidatos dispuestos a asimilar nuevas habilidades y asumir nuevos retos, hoy resulta más complicado y primordial que encontrar profesionistas con experiencia. Esta también es la razón por la que ya no es suficiente el título o maestría que acredite una educación de calidad, también es necesario que sea comprobable con proyectos y desarrollos medibles y exitosos para la empresa.  

Está claro que el enfoque de evaluación y reclutamiento tradicional y rígido ya no es suficiente, especialmente si se trata de candidatos altamente cualificados. Una  carrera universitaria y la experiencia profesional son muy importantes, pero no los únicos elementos que valoran las compañías al buscar al candidato deseado. Más allá de las pruebas de aptitud y de los tests, los reclutadores tienen que ser capaces de  saber si hay aptitud y disposición para aprender.

 Las pruebas ocupacionales permiten evaluar la capacidad de los candidatos para desarrollar las funciones del puesto y las cualificaciones que requiere, pero no su respuesta antes necesidades futuras. Califican la idoneidad y actitud para asumir determinadas funciones a través de una serie de pruebas como el razonamiento verbal y abstracto, la habilidad numérica, la precisión y el pensamiento lógico no verbal. Son muy útiles cuando se trata de explorar la forma en que un individuo se ha comportado y lo que ha logrado en el pasado como indicadores de lo que podrá logar en el futuro. Pero en el mundo actual de los negocios, donde las nuevas responsabilidades y los requisitos de conocimientos son continuos, la experiencia no puede garantizar el éxito futuro.

 El proceso de reclutamiento en si exige un compromiso bien gestionado de las empresas con el aprendizaje y el desarrollo profesional, con las oportunidades sistemáticas que vayan a ofrecer a sus empleados para desarrollarse. Un requisito que también es un desafío a la deserción laboral, ya que los empleados elegidos por su deseo de crecimiento, adaptación y búsqueda continua, son “objeto de deseo” para las empresas de la competencia y muchas veces esto fomenta que el  talento sea cíclico y no permita nuevos ingresos, elevando demasiado la cotización de los perfiles al punto de volverlos impagables para las mismas empresas.

 Regresar a página principal

 

Últimos Artículos del Blog