Autores

Escalando hacia nuevas alturas

CEO-montaña-540x300.png

Michael Moniz, CEO y cofundador de la plataforma de aprendizaje y seguridad cibernética Circadence, también es un experimentado escalador. En el reciente Hays Journal 17, explica con detalles cómo logra el máximo rendimiento, tanto profesional como personal, a través de sus pasiones.

Descubrir una pasión

Moniz aprendió alpinismo en roca en su primer año en la Universidad de Colorado y continuó escalando durante todo ese tiempo.

Lo que le llevó a escalar en grandes alturas fue la oportunidad de ir al campamento base del Everest en 2007. Y optó por llevar a su hijo Matt. La realidad es que tenían expectativas bastante bajas acerca de cuán lejos podrían llegar, pero pensaron que lo mejor que podían hacer era intentarlo. Resultó que Moniz descubrió que a su hijo le encantaba este deporte y hablaron todo el tiempo. “Fue una experiencia fenomenal para ambos” dijo Moniz.

Lecciones de vida

El ejecutivo también comenta que sus experiencias con el montañismo le permitieron restablecer sus expectativas de lo que es un deseo y lo que realmente es una necesidad. “He vivido en una tienda de campaña a 5.500 m y tuve la oportunidad dedicar mi tiempo a leer libros y hablar con amigos. Me dio la sensación de que podemos vivir con mucho menos de lo que creemos, lo que permite ser audaz y seguir tomando riesgos. A veces, reflexionas sobre una experiencia y te das cuenta de que lo que obtuviste de ella fue mucho más impactante que estar en la cima del mundo”, explica Moniz.

Encontrando tiempo de calidad

Moniz cuenta que su familia tiene una cabaña en las montañas de Colorado a aproximadamente 2,700 metros de altura. “A veces salgo un viernes por la tarde y llego allí a las cinco, me estaciono allí y uso esquís alpinos para escalar hasta la cima de una montaña. De esa manera, invierto un par de horas haciendo un buen ejercicio y manteniendo mi cuerpo bien adaptado a la altura. Sé que, si no estoy sano, no hago bien mi trabajo. No soy tan creativo ni tan flexible en términos de mi capacidad para responder a los complejos problemas que enfrentan mis clientes”, comenta.

Cosechar recompensas para el ecosistema empresarial

“El beneficio para mí, para la empresa y para nuestros accionistas es que el tiempo que dedico, a menudo solo, me da mucho espacio para pensar. Algunas de mis mejores ideas creativas provienen de los tiempos en que estoy en un mundo realmente desconectado en el que puedo pensar”, explica Moniz. El ejecutivo comenta que alienta, aplaude y apoya esta mentalidad de encontrar tiempo para las pasiones en su empresa.

“Mi sugerencia para aquellos que luchan por encontrar el equilibrio es que inmediatamente se obliguen a encontrar tiempo para tomarse una semana libre. Deben identificar una cosa que han estado posponiendo y simplemente ir y hacerlo. Desconectarse y luego, mientras se está allí, intentar explorar las cosas que les apasionan”, concluye el ejecutivo.

Volver al menú principal